Páginas

domingo, 4 de diciembre de 2016

NO ENTIENDO LO DE LA NINTENDO MINI ¿O SI?

Seguro que ni siquiera Nintendo se esperaba semejante éxito de su consola Mini Nes. A mi personalmente me he sorprendido la masiva reacción de la gente a comprarla, como si los nostálgicos de golpe y porrazo salieran hasta de debajo de las piedras. O quizás es que probablemente soy un ignorante confeso del mercado de videojuegos actual y aquí ha metido mano todo dios: nostálgicos, no nostálgicos, especuladores, coleccionistas y no sé quién más. Estaría bien hacer un estudio de mercado sobre las razones de adquirir esta consola entre los que la han comprado.


Una de las posibles razones es el coleccionismo puro y duro, tener algo original de Nintendo basado en una consola clásica. Pero dado que se podían encontrar Mini Nes a montones en Ebay y aplicaciones como Wallapop a precios mucho más altos que el de lanzamiento, al parecer muchos la adquirieron con el objetivo claro de especular. Ni abrirla, ni jugarla ni probarla en muchos casos. Obviaré entrar en el debate encarnizado que puede suponer discutir sobre comprar algo así sólo para revenderlo inmediatamente más caro aprovechando la necesidad de un aficionado, pero hace mucho que existe gente que vive de este tipo de compra venta en todo tipo de ámbitos, así que supongo que es perder el tiempo. De lo que no cabe duda es que, hablando ya de videojuegos concretamente, este tipo de actitud se vuelve un tanto lamentable en cuanto alguien compra una unidad con ese objetivo mientras que otra persona se queda sin ella cuando de verdad quiere disfrutarla y tenerla en su colección. Pero la vida es así de injusta y gente con más cara que espalda hay y habrá siempre.

Hay que dejar claro que no deja de ser un producto basado en emulación que tiene un montón de limitaciones. Al parecer todo el mundo se ha enamorado de la reproducción a pequeña escala de la Nes original y del hecho que es un producto oficial de Nintendo. Esto es la razón principal, ese tamaño junto a una nostalgia desmedida y/o la necesidad de coleccionarla junto a la oficialidad del producto ha provocado la calentura generalizada.
El hecho de que Nintendo sea un poco lamentable con el tema del stock (tengo la confirmación de fuentes fiables de que esta empresa retiene el stock disponible intencionadamente para distribuirlo a cuentagotas y crear esa necesidad de comprar a toda costa) ha provocado que sea mayor la gente interesada en adquirirla que el paupérrimo stock que, como siempre, Nintendo ha puesto a la venta con sus maravillosas políticas. La gente más impaciente (que dicho sea de paso en esto de los videojuegos son muchos) han acabado cayendo en manos de los especuladores que hemos comentado antes y han pagado un sobreprecio por tenerla a toda costa.

Parece que los aficionados no aprendemos, Nintendo hizo lo mismo con el stock  de Wii en el momento de lanzamiento, con determinados juegos (en algunos casos han dejado un stock insuficiente de algunos títulos y no los han vuelto a lanzar) también con las  figuras amiibo que ahora puedes comprar en promociones del estilo 2x1. De golpe nadie las quiere. Y sin duda, Nintendo lo volverá a hacer con su próxima consola.

Es evidente de que el hecho de que no haya disponibilidad vuelve al producto más atractivo, más deseable. Cuando más cuesta conseguirlo, más se desea.Y la gente pierde totalmente la cabeza, lo quiere ya y paga más de lo que debería sólo por tenerla ipso facto. Nintendo distribuye después un nuevo stock gigantesco y a todos se nos queda cara de idiotas, tal y como pasó con los amiibos.

La Nes Mini es bonita, es pequeña, los mandos son iguales que los clásicos y la emulación se ejecuta muy bien y con una calidad de imagen más que aceptable en televisores modernos. Como ejercicio de nostalgia no está mal si eres un aficionado a los videojuegos centrado más en lo moderno y donde haces una concesión a este producto por los recuerdos que te proporciona. O si eres un coleccionista de consolas, de Nintendo o de videojuegos en general, comprarla no es una mala idea ya que es barata y no funciona mal.
Pero si estás familiarizado con lo retro y te gusta lo original, la Nes Mini tiene bastantes limitaciones.

Comentar que no dejan de ser juegos emulados, y si la idea es recordar los juegos de tu infancia, basta con conectar el PC y jugar a emuladores de Nes. Al fin y al cabo es lo mismo....pero claro no se tiene la mini consola ni los mandos, y eso tiene un glamour especial. Volvemos a lo mismo de antes, el tamaño de la consola, el poder conectar a una tele actual,  jugar con los mandos originales son factores decisivos en todo esto que tiran mucho de la rama nostálgica y del coleccionismo.

Se intentó ya algo similar con Mega Drive pero no se respetó
el diseño original, lo cual es clave en todo este asunto y encima
no es oficial
Muchos aficionados tras la calentura probablemente la dejen abandonada. Sólo hay 30 juegos seleccionados y no tienen por qué ser necesariamente tus preferidos, y al parecer no se pueden añadir más de entrada. La jugabilidad de los juegos de una consola como esta, especialmente si estás acostumbrado a juegos modernos, se te puede atragantar de forma considerable. Puede tener gracia para un rato, pero a menos que te quieras poner muy en serio, probablemente prefieras invertir el tiempo en otro tipo de juegos. Tengo la sensación de que la gente, una vez probada, se la quitará de encima o la dejará guardada a modo de coleccionismo sin volverla a usar. No es un producto de uso demasiado continuado a mi modo de ver, ya que jugar a estos juegos en serio actualmente está más enfocado quizás hacia jugadores retro más serios que al grueso de jugadores en general.

Voy a decir una obviedad, pero no puedo dejar de comentarlo: si te gusta mucho la Nes, cómprate la original y los juegos que realmente te gusten en su formato cartucho original. Esto SÍ que es un ejercicio real de nostalgia y de coleccionismo. Como aficionado a lo retro original y pese a que la Mini Nes es un producto oficial, no es realmente algo que yo personalmente compraría. Si realmente quisiera revivir los tiempos de la Nes (que personalmente yo no viví, ya que no tuve la consola) compraría la original y sus juegos (igual que he hecho para Megadrive, por ejemplo pese a existir consolas del estilo de Mini Nes con juegos grabados a modo de emulación).

Como es lógico en Japón tienen su versión con al estética de la
Famicom de antaño
Probablemente esto implique cosas que te puedes ahorrar con una Mini nes. Cuando se quiere lo original retro, se necesita más espacio (la consola original es más grande y hay que conectarla a un televisor de tubo preferiblemente que ocupa espacio) y más inversión económica si quieres una colección de juegos aceptable en cartucho. Una Mini Nes, ocupa poco espacio, se ve bien en una tele actual y es muy barata, aunque limitándote a los 30 juegos preinstalados. Para muchísima gente aficionada, esto es más que suficiente. Aunque como decíamos antes, a veces tenerla como una consola oficial de Nintendo puede ser una razón por sí sola. La idea ya fue puesta en práctica en cierta manera con consolas como Mega Drive con un éxito discreto aunque en ese caso los juegos no iban igual de bien y el diseño de la consola original no se respetó.

Por tanto, hay muchísimo mercado para una consola como Mini Nes en realidad, ya que hay una gran cantidad de jugadores que por una u otra razón les apetece tenerla pero no quieren comprar una original y sus cartuchos, lo cual es perfectamente respetable.

En Japón, como era de esperar, tienen su propia versión. La Nintendo Famicom, nombre que tenía en el país Nipón, tenía un diseño radicalmente diferentes a la NES, así que su versión de la Nes Mini, lógicamente llamada Famicom Mini respeta el diseño original a pequeña escala que tenía la consola en ese país. Dado que no tiene nada que ver con el diseño que se vendió aquí, esta versión tiene menos interés ya que no despierta la vena nostálgica de la misma forma pero puede ser interesante tener también esta versión si te apetece coleccionarlas.

Dado el éxito de la mini consola, es muy probable que quizás Nintendo lo repita con la Super Nes, algo que probablemente tuviera también un gran éxito, diría que incluso mayor teniendo en cuenta de la consola que estamos hablando, en la que los juegos originales se han disparado de precio. Pero imagino que también supondrá un mayor coste si se quiere emular perfectamente el modo 7 y los cartuchos que incorporan el chip Super FX. Seleccionar los 30 mejores títulos tampoco resultaría nada fácil.

1 comentario:

Manuel dijo...

No se que es peor, los especuladores que compran para vender más cara la consola o los ansias que les compran a estos.